La Asociación Departamental de Usuarias y Usuarios Campesinos de Cundinamarca – ANUC-Cundinamarca-, fue creada de conformidad con el decreto 755 del 2 de mayo de 1967, con el cual se buscaba una participación mayor de la población campesina, incorporándola a los asuntos del agro y del país, a través de la organización popular. Obtuvo su personería jurídica mediante la resolución 798 del 8 de septiembre de 1970 expedida por el Ministerio de Agricultura. Su historia está estrechamente vinculada con la de la ANUC Nacional.  

Los primeros esfuerzos de organización campesina se registran a partir de 1920, agrupaban obreros agrícolas y se les conoció como sindicatos de jornaleros agrícolas en unas regiones y en otras como ligas campesinas. Después de 1930 se desarrolló, en departamentos como Cundinamarca y el Tolima, organizaciones de jornaleros, trabajadores de grandes haciendas cafeteras, quienes plantearon la lucha por la tierra y contra los sistemas laborales de servidumbre existentes. Estas agrupaciones realizaron invasiones de tierras, hicieron presiones sociales y políticas, logrando la expedición de la Ley 200 de 1936 o Ley de Tierras, destinada a solucionar los conflictos agrarios de la época, que cobraban particular vigencia en Cundinamarca y en el Tolima.
En la década de 1940, la iglesia católica, especialmente los jesuitas, promovieron la organización de los campesinos y fueron constituyéndose por el país los llamados Sindicatos de Agricultores. En la siguiente década, se desarrolló organizaciones campesinas locales y regionales, vinculadas a conflictos regionales por la tierra, especialmente en los departamentos de Cundinamarca, Valle, Cauca, Tolima y Sucre, las cuales libraron luchas aisladas sin repercusiones nacionales.

La creación de la Asociación Nacional de Usuarios Campesinos – ANUC -, el 7 de julio de 1970, y de la ANUC-Cundinamarca el 8 de septiembre del mismo año, se enmarcaron en la histórica lucha por los derechos de la población del campo y sus propiedades. La ANUC fue constituida como un instrumento que permitiera vincular los campesinos a las estrategias de desarrollo nacional, departamental y municipal, fomentando la participación de la población rural en el diseño de sus propios planes de desarrollo.
Desde su creación la ANUC ha ejercido presión sobre el Estado para las titulaciones de tierras a campesinos. La ANUC ha buscado ser una interlocutora válida de la población civil ante el Estado, buscando en particular el fortalecimiento de los derechos de la población campesina. También ha trabajado por la organización de los campesinos, así como a ser un ente asesor y consultor del Gobierno y la sociedad para la defensa, reivindicación y gestión de los derechos humanos del campesinado.

En los últimos cincuenta años grupos armados ilegales han realizado afectaciones a los campesinos, así se generaron múltiples acciones en contra de la ANUC y sus miembros para evitar la titulación de tierras e impedir la toma de las mismas. Sin embargo, la ANUC ha movilizado grandes cantidades de población, en algunas ocasiones logro la recuperación de vastas extensiones de terreno para la población campesina.
Además, la ANUC-Cundinamarca ha sido trabajando para contribuir a superar las economías de subsistencia, dinamizar los campesinos a nuevos roles productivos y económicos, que les permita obtener mayores ingresos y accesos a los productos básicos de la canasta familiar. Hoy en día, la organización acompaña todos los procesos de desarrollo, de reforma agraria, de crédito, de asistencia técnica, de salud, de educación y de desarrollo empresarial que demanda el país campesino para su transformación.

¡Regístrate ahora!

  • form-contact-anuc